Viviendas con esencia, la torre de David

Una ciudad y un barrio. Un uso y un contexto. Una topografía y una materialidad. Hay muchos factores que condicionan, complementan y aportan y los necesitamos todos ellos para definir una vivienda pero… ¿Y un hogar? ¿Qué necesitamos para definir un hogar?

bumbolleta-iwan-baan-torre david6

Todos los hogares son viviendas, pero, ¿todas las viviendas son hogares?

Construimos en ciudades, muchas veces ajenos a ellas, las vamos creando y luego nos asustamos de lo que nos hacen ellas. Creamos pavimentos que deberían posarse, enriquecerse del entorno y arroparse con él, pero tiramos losas, techos y suelos, masacrando lo que haya debajo e indiferentes a lo que nos rodea. Levantamos edificios donde decidimos de qué manera van a vivir sus inquilinos, sometidos a localizaciones de centros de trabajo, vías de tráfico y puntos comerciales. Puede que se encuentren asfixiados, sin espacio ni libertad,pero con una fachada que maquilla las imperfecciones y lo muestra a la calle grandioso, como un regalo bien envuelto.

bumbolleta_torre-david-

La torre de David no es un regalo. No tiene un envoltorio brillante ni un lazo en el ático. Es un edificio que grita en silencio. Reclama atención y un cambio. Un edificio de 45 plantas inacabado y ocupado por familias, Allí se ha creado una ciudad, con negocios y su propia jerarquía interna.  Fue llevado a la palestra una vez más en la bienal de Venecia 2012 de la mano del grupo Urban Think Tank y el premio a esta “metáfora de promesas incumplidas” desencadenó una gran controversia, convirtiéndose  en un referente para  dejar de “vender humo” y lo más importante aún:educar para que no haya quien quiera comprarlo.

Angela Bonadies así lo defiende y forma parte de un gran grupo que ha realizado un trabajo muy elaborado detrás de este rascacielos donde buscan “hablar de la ciudad en la que vivimos, con sus heridas y contrastes, sus posibilidades y salidas”.

Por otro lado, Iwan Baan nos muestra un despliegue fotográfico maravilloso que va mas allá de la Torre de David.

bumbolleta-iwan-baan-makoko bumbolleta-iwan-baan-gansu china bumbolleta_iwan-baan-caracas, venezuela

En esta galería aparecen distintas sociedades, diferentes países, cómo viven sus habitantes y cómo son capaces de adaptarse a los distintos medios y circunstancias. Dos modos de denuncia, dos formas de trabajo y un objetivo común: convertir su trabajo en un golpe de efecto, una manifestación que descubra las voces que han sido silenciadas.

Es el momento de escuchar y de reaccionar, de crear lugares comunes, espacios que surjan como resultado de quien los proyecta y quien los disfruta, plazas que pueden haber sido un nudo de tráfico rodado con un rumor de bocinas que ahora ocupan bancos y mesas y den pie a un bullicio de

voces de quienes las ocupan. Paredes que dejan de ser muros para convertirse en murales de pinturas, en las pantallas donde se reflejan viviendas ricas, no por su corte ostentoso sino por quien las llena. Una batalla creativa que está ahí fuera, es brutal y está cambiando todos los juicios preestablecidos que tenemos.

Un techo, un pavimento, la escala idónea y alguien que lo viva y que lo haga suyo, eso es para mí un hogar. Al final una vivienda sólo es un hogar si los pasillos se han convertido en improvisadas pistas de atletismo, si los jardines o terrazas han acogido noches de acampadas, si los salones guardan los secretos de espontáneas reuniones de amigos, si las paredes y esquinas de una casa reflejan la historia de una vida en vez del color liso como si estuvieran recién pintadas. Una vivienda para ser hogar es como un café, necesita los posos de quienes han vivido en ella, sólo así el espacio se humaniza y una vivienda cualquiera se convierte, por fin…, en un hogar, en tu hogar.

Hoy suena: Bob Dylan – The Times They Are A-Changin’

Comments
One Response to “Viviendas con esencia, la torre de David”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Podemos disfrutar de las imágenes en blanco y negro de Berenice Abbott de Nueva York al final de la Gran Depresión, contrastando con el color de las instantáneas de Julius Shulman sobre el estilo de vida de California con una diferencia de años insignificante​. De hecho, parece haber dado la vuelta a todo lo preexistente y llegar a los disparos de Iwan Baan sobre la Torre de David, un trabajo impactante sobre el edificio de Caracas que fue ocupado hasta hace poco por ocupantes ilegales y del que os hablé hace poco aquí. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: